Castex

Diario de una viajera castense

DSCN2522-2

Por Estela Vicente

Por una necesidad de ver, escuchar, y se podría decir hasta oler a culturas, religiones, costumbres, tradiciones e idiomas diferentes decidí emprender mi gran aventura hacia un país totalmente remoto: India.
La cultura india se basa en dos premisas: humildad y pureza.
La llegada fue a Nueva Delhi, donde visitamos el monumento conmemorativo de Gandhi, en donde observamos que había personas de diferentes nacionalidades haciendo la misma visita. Ahí empezó nuestro peregrinar, una ciudad divida entre el estilo de vida británico y el mughals.
De allí a Jaipur, donde emprendimos la subida al Fuerte Amber en elefante, una experiencia inolvidable sin dudarlo.
Y por fin llegamos a Agra, al igual que Delhi, es una ciudad milenaria. Hermosa ciudad y majestuosa porque ahí me encontraría con la mejor joya de la India: el Taj Mahal, una herencia de un pasado imperial del año 1569. Nuestra subida fue en dromedario, ya que las calles son muy angostas y no circulan autos.
Nuestra próxima visita sería Khajuraho, donde visitamos los mejores templos medievales declarados Patrimonio de la Humanidad por UNESCO en 1996. Famosos por su escultura erótica (kamasutra).
Nuestro penúltimo destino era Varanasi, llegamos sobre el anochecer a la ciudad, una de las más sagradas por los hindúes. Y de allí directo al Río Ganges donde observamos las ceremonias de cremaciones y sus ritos de inmersión en el río. Volveríamos a nuestro punto de partida para ver sus artesanías y hacer nuestras compras.
Vuelo directo a Emiratos Árabes Unidos: Dubai y Abu Dhabi, la capital de Medio Oriente y el centro administrativo del país.
En Dubai visitamos el famoso Zoco de las Especies y los bazares de oro más conocidos en el mundo. Fuimos a un bonito lugar como es la Mezquita de Jumeirah y de allí nos trasladamos a ver la Isla de la Palmera “Palm Jumeirah”. Vista de la torre más alta del mundo Burj Dubai (828 metros). Al día siguiente fuimos a Abu Dhabi, realizamos la visita a la Mezquita Grande del Sheikh Zayed, la tercera más grande del mundo en donde entran 40.000 personas. Hicimos una visita panorámica del Hotel Emirates Palace, de 7 estrellas único en el mundo y terminamos con el parque temático de Ferrari World.
Nuestro último día en Dubai, excursión al desierto en 4×4 con cena en un campamento beduino con el clásico show de bailarina de vientre y tanoura (danza llevada a cabo por hombres sufíes)
Y esta viajera emprendió la vuelta con la alegría una vez más de saber que mi única casa es Argentina.

DSCN2476-2

 

DSCN2417

 

DSCN2130-2

 

DSCN1911 (1)-2

 

DSCN2049 (1)-2

DSCN1841-2

 

DSCN1812-2

Publicaciones relacionadas

7 comentarios

  1. Un viaje soñado, planificado, y llevado a cabo con expectativa y devoción. Sé que es así, porque te conozco, y en este caso un viaje muy especial en tu vida. Felicitaciones, Estela. Vendrán muchos viajes más, vendrán muchos más momentos mágicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba