La Pampa

Deberán amputarle un pie a una beba prematura quemada en 25 de Mayo

Sufrió las heridas cuando era asistida luego del parto: “El piecito ya lo perdió”, aseguró la directora de la clínica a TN.com.ar.

beba

 

Conmoción y bronca se vive en la pequeña localidad de 25 de mayo, en La Pampa, luego de que una bebe que naciera prematura fuera quemada por los médicos minutos después del parto. A 9 días del hecho, que fue ocultado en un principio por los profesionales, TN.com.ar pudo confirmar que se le deberá amputar parte de una pierna a la beba.

El hecho ocurrió el domingo 5 de abril, cuando la beba sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en el hospital «Jorge Ahuad» en el sur de La Pampa, causadas por un caloventor, en momentos en que era asistida después del parto.

La familia supo lo ocurrido recién cuando llegaron a una clínica de Neuquén, adonde la beba y su madre fueron derivadas.

TN.com.ar habló con la neonatóloga María Marta Morcillo, directora médica de la maternidad San Lucas de Neuquén, que confirmó que se deberá amputar parte de la pierna de la pequeña Victoria.

“La beba tiene asistencia respiratoria, está delicada en terapia neonatal. Se le hará cirugía en la pierna cuando se estabilice”, aseguró la profesional.

Sobre las consecuencias por las lesiones sufridas tras el parte, detalló: “Lo más probable que haya que hacer amputación de parte de la piernita. No tenemos fecha. No es urgente, pero es lo que habrá que hacer”.

Morcilla contó además: “La familia está angustiada. Son padres primerizos, era un embarazo bastante buscado”.

Sobre el estado general de Victoria, la doctora aseguró: “La bebe tiene toda la fuerza, la está luchando. Tiene antibióticos. Asistencia respiratoria de apoyo. Tratamos que sufra el menor estrés posible. “Todavía no ha podido alimentarse con leche, es a través de suero” y detalló: “Es un día a día como todo prematuro”.

LA JUSTIFICACIÓN DEL HOSPITAL JORGE AHUAD

El director del hospital Jorge Ahuad, Marcelo Güemes, reconoció el hecho, pero lo justificó al advertir las precarias condiciones materiales del establecimiento.

«Hacemos lo que podemos, con lo que tenemos», sostuvo Güemes.

Al relatar lo ocurrido, el médico señaló que las lesiones fueron provocadas «mientras la doctora canalizaba e intubaba» a la beba, en el marco de las tareas de «reanimación», tras el parto.

La asistencia a la niña se llevaba a cabo «en un lugar pequeño» por lo que «tenían el caloventor a 50 centímetros del chico y se quemó, lamentablemente», agregó el jefe médico.

«No es una quemadura porque pusimos el caloventor al lado, sino a 50 centímetros», explicó, «y lamentablemente no se dieron cuenta», subrayó, en referencia al personal que atendió a la nena.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba