Deportes

Todo salió a pedir de River

tapa-river

Con mucha facilidad para liquidar el pleito una vez que se le abrió el arco, River le ganó por 3 a 0 a San José de Oruro, en el estadio Monumental y, gracias al triunfo de Tigres ante Juan Aurich en Perú, por 5 a 4, avanzó a octavos de final de la Copa Libertadores.

En un encuentro que cerró el Grupo 6 del certamen subcontinental, Rodrigo Mora abrió el marcador a los 42 minutos del primer tiempo y estiró la distancia a los 6 del complemento de penal, mientras que Teófilo Gutiérrez, a los 8 de la segunda etapa, redondeó la goleada después de un centro de Gonzalo Martínez.

A pesar que recién en el último partido del grupo pudo conseguir una victoria, River obtuvo el boleto a la próxima instancia de la Copa Libertadores y la semana próxima conocerá cuál será su rival, entre los cuales asoma Boca.

El primer tiempo se jugó casi de manera íntegra en el terreno de San José, pero River no estuvo preciso y por momentos se lo notó muy nervioso.

Sin juego colectivo, las individualidades de ‘Pity’ Martínez y de Mora, el mejor futbolista del equipo en lo que va del semestre, fueron la esperanza para conseguir el pase a la próxima instancia.

De esta manera, un desborde y posterior centro del exHuracán por izquierda encontró al uruguayo para que defina, pero su tiro dio en el travesaño.

Con apenas tres minutos jugados, parecía que River se iba a llevar por delante a un adversario que se defendió muy atrás y sólo una vez apostó por el contragolpe.

Sin embargo, el local no tuvo ese cerebro capaz de aportar un pase profundo para romper el cerrojo del rival ya que Pisculichi continúa en un bajo nivel.

Tan sólo hubo tres jugadas aisladas, terminadas dos por Sánchez y una por Mora, pero ninguna llegó a buen puerto.

Visiblemente volcado en ataque, River dejó espacio a espaldas de Kranevitter y en un contragolpe Bustamante tuvo una clara situación para marcar, pero encontró a un Barovero que, tal como debe ocurrir en los equipos grandes, tapó la única jugada peligrosa que tuvo en su arco.

Cuando parecía que la ida al vestuario iba a ser sin goles, una jugada preparada de un córner entre Martínez y Mora terminó con un remate del uruguayo que se le coló al lado de un palo a Lampe.

Como el resultado todavía no le alcanzaba, al inicio del complemento Gallardo mandó a la cancha a Driussi por Pisculichi para buscar más dinámica en ofensiva.

Sin embargo, San José se la hizo fácil: en un centro que envió Sánchez desde la derecha Vera puso la mano en el área y el penal fue cambiado por gol por Mora.

Como para no dejar dudas, otra vez apareció la sociedad compuesta por el punta uruguayo y el propio Martínez para liquidar la historia.

Mora salió del área, se recostó sobre la izquierda y descargó para ‘Pity’, cuyo centro encontró la pierna de Teófilo Gutiérrez para convertir el 3 a 0.

En menos de diez minutos, River ya había liquidado el pleito, pero como Aurich le ganaba a Tigres a esa altura en el estadio no volaba una mosca y la gran atención de todos, hasta de los propios jugadores por momentos, pasó a ser el partido disputado en Perú.

River se dedicó a tener la pelota, a estar parado en campo rival para que Barovero -un mero espectador a excepción de su fenomenal intervención sobre el final de la primera etapa- no pasara sobresaltos ante la pasividad del rival.

Y ese silencio que se escuchaba en el Monumental trocó por un griterío tremendo cuando Tigres consiguió el empate y se duplicó cuando el conjunto mexicano se puso arriba en el marcador.

Incluso, Gallardo se dio el lujo de sacar a Martínez, una de las figuras junto a Mora, y a Teo Gutiérrez para evitar que le saquen una tarjeta amarilla que lo deje afuera del primer encuentro de octavos de final.

Es cierto que River tuvo una muy floja primera fase de la Copa Libertadores, pero sin dudas que avanzar de ronda lo puede fortalecer de cara a lo que viene.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba