Nacionales

Sube a $ 4716 el salario mínimo, vital y móvil

Es el más alto de la región. Desde 2004 hasta la fecha alcanza un incremento nominal superior al 2200 por ciento.

salario mvm

El salario mínimo, vital y móvil (SMVM)  pasará de los actuales $ 4400 a $ 4716 desde mañana, tal como fue acordado durante la última reunión del Consejo del Salario que empresarios y sindicalistas celebraron en septiembre pasado. De este modo, el haber mínimo acumula un incremento de 2258% en términos nominales desde su puesta en marcha en 2004. El SMVM establece una protección institucional a los sectores más vulnerables de la estructura ocupacional. Tal como lo señala un informe del Ministerio de Trabajo, los trabajadores cuyos ingresos están protegidos de manera directa por el salario mínimo son personas con bajo nivel de calificación, jóvenes que acceden al primer empleo, o trabajadores en actividades en las que la participación sindical es inexistente o muy débil, en especial en empresas micro o pequeñas. La fijación del SMVM depende del Consejo del Salario, una institución conformada por las principales cámaras empresarias, la CGT y la CTA y que funciona bajo la órbita del Ministerio de Trabajo. Entre 1993 y 2003 dejó de sesionar, período durante el cual el haber mínimo quedó congelado en $ 200. Desde su reaparición en 2004, el Consejo se reunió al menos una vez al año de manera ininterrumpida, adoptando subas en el SMVM que por lo general se encuentran en línea con los aumentos promedios obtenidos durante las negociaciones paritarias. El 1 de septiembre pasado empresarios y gremios acordaron un aumento del 31%, por lo que pasó de $ 3600 a $ 4400 a partir de ese mes, y a $ 4716 desde el 1 de enero de 2015. De acuerdo a un relevamiento que tomó como muestra 13 productos de la canasta de Precios Cuidados, el poder adquisitivo del SMVM de Argentina duplica en promedio al de sus pares de Brasil, Chile y Uruguay. En octubre pasado, un estudio de la OIT, la OCDE y el Banco Mundial («Los mercados de trabajo del G-20: perspectivas, desafíos y respuestas políticas») puso de relieve la política de crecimiento del salario mínimo implementada por Argentina en la última década. «Los esfuerzos políticos en muchos países del G-20, sobre todo en países emergentes, se han ocupado de la desigualdad de ingresos y la vulnerabilidad de los hogares de bajos ingresos a través de medidas tales como el salario mínimo y la protección social», señala el informe, que ubica a la Argentina, conjuntamente con Rusia, Sudáfrica, Brasil, Indonesia y Turquía, entre las naciones que han «seguido una serie de políticas de crecimiento de los salarios, como el aumento de los haberes mínimos y la negociación colectiva, con el fin de reequilibrar sus fuentes de crecimiento hacia un consumo más doméstico y para hacer frente a la desigualdad y la pobreza de los trabajadores».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba