Castex

Rubén Suppo, un castense entre la arquitectura y el cine

ruben suppo

Rubén Suppo es un castense que hace algunas décadas dejó esta localidad para instalarse y hacer su vida en la provincia de Santa Fe. En algunas ocasiones llega a Eduardo Castex para visitar a su familia y amigos y bajo esa circunstancia dialogó con La Reforma. Suppo es arquitecto y, además de trabajar diariamente en su profesión, da clases en la Universidad del Litoral de la ciudad de Santa Fe y sigue con mucha pasión realizando documentales de diversos temas, hasta grabó una película hace más de una década en Castex y la zona reflejando la vida de ‘Vairoletto’.

En diálogo con este medio comentó sobre sus inicios y cómo está trabajando en la actualidad. “En la década del 80 me fui a estudiar arquitectura y junto a otros tres chicos armamos una sociedad donde hacíamos diseño y publicidad, en esa época era muy difícil poder contar con una computadora e impresoras pero nosotros nos equipamos muy bien para lo que era la tecnología en esos años y un día nos llamaron desde una imprenta para que trabajemos con ellos y, si queríamos, podíamos usar las máquinas para nuestros trabajos, eso nos cayó desde el cielo”.

Suppo relató que luego esa sociedad se disolvió y fue derivando en otras cosas, “y cómo yo tenía conocimientos de edición de editorial me convocan de la Universidad del Litoral para que trabaje en la Secretaría de Posgrado, que hacía todo lo que es publicaciones de libros y revistas que tenían que ver con el Derecho y se hacían publicaciones de personas prestigiosas como el juez Zaffaroni, todo esto en mi etapa de estudiante”.

“Con el transcurrir del tiempo me vinculo con el área de Educación a Distancia que era el CEMED (Centro Multimedia de Educación a Distancia) quienes fueron los pioneros en esto de las carreras a distancia y la convocatoria fue porque en esos años las clases se transmitían en vivo y directo, a través de un canal de cable, y los docentes daban sus clases allí a través del satélite I Sat I y luego con el tiempo esto no pudo seguir y deriva a las grabaciones en casete de VHF y yo trabajaba en la parte de edición de todos esos contenidos que llegaban a cualquier parte de la Argentina”, afirmó.

Sobre sus inicios en la cinematografía, comentó que “de a poco me metí en lo que es el cine, en la parte de documental, porque esa Universidad es muy fuerte en ese tema. Comencé a hacer talleres de cine y, paralelo a ello, la facultad de arquitectura también se equipa con mucha tecnología y como me gustaba y estaba medio nutrido en esto fui adquiriendo experiencia, pero todo fue cambiando y los recursos son otros, imagínate que antes daban casette y ahora es todo vía internet”, agregó entre risas Rubén.

En la actualidad sigue trabajando en la Facultad de Arquitectura, “y por las tarde hago mi trabajo particular, además estoy incursionando desde hace unos años en spot publicitarios y documentales, pero esto último lo hago como hobby y no me da ningún tipo de ingreso, sino que lo hago por una satisfacción”.

‘Vairoletto, viento, arena y cenizas’

Hace poco más de una década, Rubén Suppo realizó una película con actores locales y eligió distintos escenarios en esta ciudad, entre ellos Monte Nievas, Conhello y algunos campos, para llevar adelante una importante producción que contó con el apoyo de toda la localidad. Al respecto dijo que “el presupuesto que tenía fue casi nada, porque lo hice por algo personal y no tenía mucha experiencia, es así que contraté una cámara para poder grabar y a una chica para que haga la edición. En esos años no tenia los equipos para hacerlo, ahora de a poco lo pude ir adquiriendo”.

“Fue una experiencia muy linda -ilustró- porque toda la comunidad me dio una mano, yo lo tenía en la cabeza desde hace algunos años y la historia nace porque yo buscaba el libro ‘Ultima Frontera’, de Hugo Chumbita y no se podía conseguir porque tenía edición limitada, un día voy a la Feria del Libro en Santa Fe y lo encuentro como una de las últimas ediciones de Planeta, lo compré y empecé a buscar libros como de Néstor Rubiano, como La Morada del Tigre, e hice el guión y comenzamos a rodar en el 2000 la película”.

En referencia al elenco, afirmó que “los actores eran todos de acá, siempre rescato la suerte que tuve, porque la gente se acercaba y nos daba el vestuario, los vestidos, las armas y la gente me veía y me daba las cosas para la película, recibí un gran apoyo de los medios también para la difusión. Recuerdo que a través de la Dirección de Cultura hicimos una convocatoria para juntarnos y ver quiénes querían participar y nos quedamos sorprendidos la cantidad de gente que estuvo allí. Estuvimos grabando en el boliche de Ordóñez, la sepultura la hicimos en la quinta de Los Morenos, que tienen unos tamariscos importantes, la fábrica de ataúdes nos prestó el cajón para hacer el entierro, la verdad que la gente se portó muy bien con nosotros”, dijo emocionado el entrevistado.

Documentales

Una de las pasiones de Suppo es la realización de documentales, y en esto tiene mucha experiencia, ya que grabó varios que se emitieron por el cable local como ‘La Historia del Cine’, ‘La historia de los radioaficionados’; ‘Los Héroes de Malvinas’, todo narrado por gente de esta localidad y realizado como un hobby, porque las publicidades eran para salvar los gastos.

En la actualidad sigue haciendo documentales y, a través de la Universidad del Litoral, está trabajando con proyectos sociales. “Lo armé con chicos de un barrio carenciado de la ciudad de Santa Fe, ellos trabajan en una parroquia y lo que hacemos es un año de parte teoría y otro año la parte práctica, el proyecto es ‘Un día en Alto Verde’ y reflejamos lo que pasa y cuál es la realidad, no me pagan por esto, sólo que financian el proyecto. Si hago trabajos particulares con spot publicitarios para políticos y empresas”.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba