La Pampa

Pregno propone incorporar los natatorios a la Ley 2006 y reforzarla para preservar la integridad física de los usuarios.

El Dip. Pregno propone modificar la Ley Provincial 2.006 con la finalidad de incorporar los Natatorios a dicha normativa a fin de que queden comprendidos en su regulación; y el segundo está encaminado a incorporar exigencias mínimas e indispensables para preservar la integridad física de los usuarios de Gimnasios, Natatorios, Escuelas de Danza o de Baile, Institutos de Yoga y demás Establecimientos comprendidos en la presente norma, tendientes a mejorar el funcionamiento de los mismos.

pregno

FUNDAMENTOS:
La presente iniciativa legislativa procura modificar la Ley Provincial 2006 con dos objetivos fundamentales: el primero de ellos pretende incorporar los Natatorios a dicha normativa a fin de que queden comprendidos en su regulación; y el segundo está encaminado a incorporar exigencias mínimas e indispensables para preservar la integridad física de los usuarios de Gimnasios, Natatorios, Escuelas de Danza o de Baile, Institutos de Yoga y demás Establecimientos comprendidos en la Ley 2006, tendientes a mejorar el funcionamiento de los mismos.
Entrando al análisis de los objetivos perseguidos, corresponde poner de relieve que el primero ellos encuentra sus cimientos en la necesidad de que exista, respecto a los Natatorios ubicados en territorio pampeano, sean éstos públicos o privados de uso público, una regulación a nivel Provincial; ello –claro está- sin perjuicio de las ordenanzas municipales que en cada jurisdicción local pudieran existir. Esa es la razón por la cual proponemos modificar los artículos 1, 2, 4 y 6 de la Ley 2006, a los fines de incorporarlos en dicha normativa, puesto que en su redacción actual sólo refiere a Gimnasios, Escuelas de Danza o de Baile e Institutos de Yoga.
Cabe aclarar que “Natatorio” es el recinto conformado por una o más piscinas, destinadas al baño o a la natación, y las diferentes instalaciones y equipamientos necesarios para el desarrollo de esa actividad. Puede ser utilizada para diferentes fines, tales como: recreativos, de esparcimiento, deportivos y terapéuticos, entre otros.
Sin querer pecar de reiterativos, ponemos de manifiesto nuestro convencimiento acerca de la necesidad que el Estado Provincial –mediante una ley- exija, para otorgar la autorización técnica para funcionar (por parte de la Autoridad de Aplicación Provincial), el cumplimiento de ciertos y determinados requisitos a los natatorios.
En este orden de ideas, nos parece razonable que las exigencias a cumplimentar por los Natatorios, sean las actualmente requeridas a los Gimnasios y demás Establecimientos comprendidos en la ley 2006. Por ello, proponemos que el texto del Artículo 4 de la norma antes mencionada quede redactado de la siguiente manera: “A los efectos legales, los Gimnasios y Natatorios serán autorizados técnicamente para su funcionamiento, por la Autoridad de Aplicación en la Provincia de La Pampa, de conformidad a los siguientes requisitos:
a) Nombre y Apellido completo del o los propietarios;
b) Nombre del Gimnasio, Natatorio, Instituto, Escuela de Danza o Yoga;
c) Nombre y Apellido del o los Directores Técnicos, quienes además de cumplimentar los requisitos exigidos en el Título II de la presente, deberán poseer condiciones acreditadas de buena conducta presentando a tal fin certificado de antecedentes;
d) Certificación de Matriculación del Consejo de Profesionales que corresponda dentro de nuestra Provincia;
e) Ubicación del Gimnasio; Natatorio; Escuela de Danza o Yoga y su domicilio legal;
f) Declaración relacionada con el tipo y rama de actividades que se desarrollarán en el Establecimiento;
g) Para el caso de los Gabinetes Interdisciplinarios, mencionar tipo y rama; y
h) En el caso de los incisos f) y g) mencionar nómina y certificación de matriculación en el Consejo Profesional que corresponda, de cada una de las actividades.”
Asimismo, corresponde mencionar que según lo prescripto por el actual Artículo 5 de la Ley 2006: “La omisión, incumplimiento o falsedad de los mismos podrán ser causal de denegatoria de la habilitación. Dichos requisitos deben ser cumplimentados previamente, para obtener la habilitación municipal.”
En el mismo sentido, el Artículo 13 indica: “No se les otorgará la habilitación a aquellas personas físicas o jurídicas que no terminen de cumplimentar los requisitos que se solicitan para la misma.” y el Artículo 9º reza: “La Autoridad de Aplicación de la presente Ley es el Ministerio de Bienestar Social a través de la Dirección de Deportes, Recreación y Turismo Social de la Provincia de La Pampa, quien deberá autorizar técnicamente y conformar un Registro Único Provincial.”(el subrayado me pertenece)
En síntesis, y para que no quede lugar a dudas, de aprobarse este Proyecto legislativo, los Natatorios, al igual que los Gimnasios, deberán cumplimentar los requisitos del artículo 4 de la ley 2006, si quieren obtener de la Dirección de Deportes Provincial la autorización técnica para funcionar, y luego reunir las exigencias requeridas por las correspondientes ordenanzas municipales a fin de obtener la respectiva habilitación municipal.
Al sólo efecto informativo, en lo que a legislación comparada respecta, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires reguló los Natatorios mediante la sanción, con fecha 03 de Diciembre de 2009, de la Ley 3364 (B.O. Ciudad Bs. As. Nro. 003351) y Río Negro lo hizo mediante Resolución 101/07 del Ministerio de Salud.
En relación al segundo de los objetivos planteados, nos parece adecuado advertir, antes de seguir avanzando en los presentes fundamentos, que la Ley Provincial 2006, sancionada con fecha 26 de Septiembre de 2.002, en su Artículo 1 expresa: “Son objetivos de la presente Ley la protección de la salud humana de los ciudadanos pampeanos que concurren a Gimnasios privados y/o estatales.”, lo cual reafirmamos y ratificamos a través de este proyecto parlamentario, ya que la salud es un componente básico del bienestar de toda la sociedad, un derecho humano fundamental que debe ser considerado como objetivo social y cuya realización exige la intervención del Estado como responsable principal.
Así, la Constitución de la Provincia de La Pampa, en su artículo 6, último párrafo, reza: “…Las normas legales y administrativas garantizarán… la salud integral de los habitantes.”
En base a ello, y a los fines de asegurar la inmediata atención médica de sus usuarios, proponemos incorporar el artículo 5 bis, a fin que los Establecimientos comprendidos en la Ley 2.006, que (por haber cumplimentado los requisitos dispuestos en el artículo 4) se encuentren habilitados por la Autoridad de Aplicación Provincial y por los respectivos Municipios, tengan *la obligación de adherirse a un Servicio de Emergencias Médicas, cuyos datos sean exhibidos en un lugar bien visible. Para aquellas localidades en las que no sea posible la contratación de estos servicios, se prevé que deberán tener una línea telefónica habilitada que permita realizar la llamada de emergencia correspondiente.
Así también, el proyecto exige que *cuenten con personas capacitadas en técnicas de reanimación cardiorrespiratoria y primeros auxilios, con presencia efectiva y permanente durante el horario en que se encuentren abiertos, lo que les permitirá enfrentar cualquier eventualidad que pudiera comprometer la integridad física o la vida de quienes asisten a dichos lugares, ya sea con fines deportivos, recreativos y/o terapéuticos, respondiendo con la eficacia y solvencia que las circunstancias del caso requieran.
Ahora bien, para lograr ese objetivo es necesario que los citados Establecimientos estén provistos de los elementos básicos y del material necesario para prestar “la primera ayuda” ante una situación de urgencia y/o de emergencia, razón por la cual esta iniciativa dispone que deban*poseer Botiquín de Primeros Auxilios situado en un lugar de fácil acceso.
En el mismo orden de ideas y a los fines de cubrir eventuales contingencias que pudieran surgir directa o indirectamente de las actividades que se desarrollan en el ámbito de los mismos, se insta a *contratar un seguro de responsabilidad civil.
A los fines que hubiere lugar, ponemos de manifiesto que practicar deportes tiene un valor e importancia incalculable ya que además de ser un elemental recurso para la recreación y el esparcimiento de la población, promueve la salud física, mental y espiritual coadyuvando a la formación integral del hombre, siendo necesario -para obtener óptimos resultados- que estas actividades se realicen en lugares que reúnan condiciones sanitarias y de seguridad.
Otras Provincias ya han incursionado en este tema, así: Catamarca (Ley 5.164), San Juan (Ley 7.649), La Rioja (Ley 6.998), Chaco (Ley 4.761), Ushuaia (Ley 417), Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Ley 139).
Por último, queremos transcribir algunos párrafos de la Resolución 1330/2001 de la Defensora del Pueblo la Ciudad de Buenos Aires, adoptada en el marco de un hecho lamentable, ocurrido en un natatorio, donde falleció una niña de nueve años de edad por asfixia por sumersión: “La responsabilidad del Estado en materia de habilitaciones. El caso de las piletas de natación. Tanto la doctrina como la jurisprudencia en el ámbito del derecho administrativo han interpretado en reiteradas oportunidades que existen determinadas actividades que, por su naturaleza, están sujetas a un régimen de habilitación previa de la Administración, concedida en ejercicio del poder de policía. Se trata de limitaciones administrativas que exteriorizan la necesidad pública de “reglamentar”, “regular”, “ordenar”, “limitar” e “imponer” ciertas conductas por razones de bien común. La limitación jurídica de los derechos subjetivos de los administrados, encuentra su fundamento en la valoración de intereses públicos. En este sentido, la función administrativa se orienta a controlar que una determinada actividad de los particulares no constituya un riesgo para la integridad física, la salud o la seguridad de los ciudadanos. La habilitación de locales y establecimientos se erige, entonces, en una potestad propia de la Administración destinada a regular y limitar la actividad de los particulares con el objeto de asegurar fines públicos. La necesidad de habilitación se dirige a un control preciso de actividades que, si no se ejerce en debida forma, puede dañar el interés público. Como ha expresado la jurisprudencia, “En algunos supuestos la habilitación está simplemente reglada, en cuyo caso la administración se limita a Comprobar el cumplimiento de determinados recaudos, y en otros casos importa un poder meritativo de tipo discrecional. Pero en definitiva, en ningún supuesto existe un derecho preexistente del particular para obtener la habilitación, sino tan sólo para lograr una decisión administrativa que se ajuste a la normativa vigente” (SCBuenosAires, Caniglia, José c. Municipalidad de Tigre, DJBA, 124-113). La administración debe vigilar, y no lo hizo, que un establecimiento que dispone de un natatorio está obligado a extremar las medidas de seguridad de la actividad y debe contar con personal idóneo para acudir con presteza ante todo hecho irregular que en él se produzca.”
Por los fundamentos expuestos, con el convencimiento que es necesario promover medidas que propendan a proteger la salud de quienes concurren a gimnasios y natatorios situados en el ámbito de nuestra Provincia, y asegurar condiciones de seguridad en los mismos a fin de prevenir y evitar sucesos lamentables que pudieran ocurrir; es que solicitamos a las Señoras y Señores Diputados el acompañamiento favorable en la consideración del presente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba