La Pampa

Odasso propone un Programa de Prevención y Detección temprana de Ambliopía

El Diputado Alejandro Odasso propone la implementación Programa de Prevención y Detección temprana de Ambliopía. La detección de deficiencias de la agudeza visual (AV) en la infancia es trascendental, dado que la ambliopía sólo es tratable en el período crítico de desarrollo de la visión.

Odasso

 

Es imprescindible y fundamental destacar que la ambliopía es un trastorno visual muy fácil de diagnosticar, y reversible, si se detecta precozmente.
El deterioro de la función visual tiene importantes implicaciones para el niño afectado, para su familia y para la sociedad, en términos de educación y de bienestar personal y social.
De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual, de los cuales 39 millones son ciegas y 246 millones presentan baja visión. Por cada 1000 niños hay uno ciego, lo que da una cifra de casi 2 millones de niños ciegos en todo el mundo. Combinando diferentes causas que afectan la visión, éstas llegan a ser de 3 a 10 veces más comunes que la ceguera, de modo que el peso del deterioro visual en la infancia es considerable. Destaca especialmente que el 80% del total mundial de Discapacidad Visual se puede evitar o curar.
Aun en países desarrollados no se cuenta con toda la información esencial de la magnitud y causas de la discapacidad visual en la infancia. Esta situación seguramente es más acentuada en países no desarrollados. La importancia de saber la incidencia, la prevalencia y las causas de la diversas alteraciones en la infancia es que permitirían implementar medidas estratégicas de prevención, así como mejorar los tratamientos y la rehabilitación. Las medidas en la ley, se han expresado en pies y pulgadas, por ser estas las meidas reconocidas internacionalmente y expresadas en las tablas de optotipos.
Si tenemos en cuenta que los niños en edad preescolar pueden funcionar normalmente utilizando un solo ojo, aunque la visión esté muy reducida en el ojo amblíope, lo que dificulta su detección, un cribado en los primeros años de vida es fundamental e imprescindible, ya que puede corregir la mayoría de los casos de ambliopía.
La detección de deficiencias de la agudeza visual (AV) en la infancia es trascendental, dado que la ambliopía sólo es tratable en el período crítico de desarrollo de la visión1,2. Lamentablemente, en el siglo XXI la ambliopía continúa siendo una de las causas principales de pérdida de visión permanente en la infancia, cuya prevalencia es variable, entre el 2 y el 5% según la población estudiada1-5. Los resultados de su tratamiento son tanto mejores cuanto más precozmente se instaure3. La detección tardía supone un déficit permanente e irreversible de la capacidad visual en la edad adulta. Por todo ello, es muy importante buscar los signos de sospecha de déficit de visión en la infancia6. Se considera que el momento más razonable de realizar un cribado de la ambliopía es entre los 3 y los 5 años de edad4. En países con alto desarrollo como Estados Unidos menos del 22% de los preescolares (5 años de edad o menos) son sometidos a evaluación de visión3.
Tanto para la detección como para el cumplimiento en el tratamiento se hace imprescindible una adecuada educación sanitaria de la población, es por ello que al incorporar dichos contenidos a la currícula de la educación, no solamente se estaría realizando una actividad comunitaria y solidaria para el prójimo, sino que estaríamos contribuyendo a concientizar a nuestros menores.
Sumado a esto, si tenemos en cuenta que en nuestra provincia, hay muchas localidades del interior que no disponen de profesionales en la materia, es fundamental que en cada comunidad donde haya un establecimiento Educativo, los alumnos de los años superiores puedan realizar el control a los de los años inferiores.
Teniendo en cuenta que la ambliopía es una patología fácilmente identificable con una exploración adecuada y que puede ser reversible si es tratada a tiempo, debería esperarse que en el futuro los grados severos de ambliopía pudieran erradicarse con campañas preventivas de salud pública adecuadas en las sociedades desarrolladas5. La toma de la agudeza visual es el método más sencillo y costo efectivo para determinar las alteraciones de la agudeza visual.
La ambliopía puede desarrollarse hasta los 7 años, por lo que es aconsejable repetir el cribado en todos los controles de salud hasta esa edad y en cualquier momento si no se ha hecho antes. Además, existen indicios de que el periodo de plasticidad para recuperar una ambliopía podría ser más dilatado en el tiempo que la edad en que puede aparecer la misma.
La detección temprana de las alteraciones de la agudeza visual permite promover la salud visual, prevenir enfermedades oculares y reducir la ceguera prevenible o curable.
La ceguera y la visión baja constituyen un problema de salud pública a nivel mundial. Se calcula que alrededor de un 89% de los casos de ceguera pueden ser curados o prevenidos, siempre y cuando existan los servicios adecuados, disponibles para toda la población.
La visión reducida en un ojo puede afectar a un individuo de diversas formas.
Puede limitar el desarrollo adecuado de los niños y niñas y repercuten en el rendimiento escolar. Así mismo, la productividad en los adultos se limita, por el deterioro funcional que afecta la calidad de vida. Fundamentó el legislador provincial.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba