Espectáculos

Maravilla Martínez volvió a ganar y sueña

El exmonarca venció por KOT 9 al finlandés Jussi Koivula en España y se acercó a su sueño de pelear por el título a los 45 años.

Sergio Maravilla Martínez quiere volver a ser campeón del mundo de boxeo a los 45 años y dio otro paso en esa dirección este sábado, cuando venció por nocaut técnico en el noveno asalto al finlandés Jussi Koivula.

La pelea se desarrolló en el estadio Severino Prieto de Torrelavega, en Cantabria, España, y el argentino mostró las armas con que pretende justificar un futuro combate por el cetro mundial.

Fue la segunda presentación del quilmeño este año, luego de regresar a la actividad profesional tras más de seis años de inactividad en agosto pasado, cuando le ganó al español José Miguel Fandiño.

“Me sentí muy bien, creo que hice un trabajo tranquilo, con calma, paciencia. Tengo muy claro que necesito rodaje para seguir progresando, necesito combates largos, donde vaya encontrando tiempo y distancia”, aseguró el argentino, con claros signos de conformidad por lo mostrado en su pelea.

Martínez dominó de principio a fin, salvo por algunos baches en el cuarto y séptimo round. Con el jab de derecha impuso las condiciones, tiró una izquierda a fondo en algunas ocasiones y fue intimidando a un rival prolijo y conservador que presentó un desafío mayor al de su primer combate post vuelta.

Tomó la iniciativa y atacó, pese a sus históricos antecedentes de contragolpeador, a sabiendas de que era quien tenía la mayor jerarquía y responsabilidad en el combate.

Koivula pudo conectar algunas manos y en algún round, incluso, pareció tener intenciones de animarse al golpe por golpe, pero Martínez lo hizo retroceder muy bien al impactar de zurda al plexo, una de sus habituales herramientas.

El finés terminó con el ojo izquierdo dañado por corte profundo en el arco superciliar, lo que llevó al árbitro a decretar el final de la pelea después de acabado el octavo round. El rincón del europeo no se quejó del fallo.

Al cabo, Maravilla tuvo algunas ráfagas, destellos de sus mejores momentos que hicieron ilusionar a los pocos presentes con algunas combinaciones de golpes.

Fue, en definitiva, una presentación digna para un boxeador que cierra el año en lo puede calificarse como una gran forma para alguien que no sólo tiene 45 años sino que viene además de seis temporadas de retiro. En marzo o abril seguramente vaya por un rival de mayor fuste que el humilde Koivula, siempre pensando en llegar eventualmente a combatir con el japonés Ryota Murata, actual monarca regular de los medianos de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Martínez está creciendo y aún le falta para un título mundial, pero se siente bien, en buena forma física y fuerte. No tiene la velocidad que le permitía usar el factor sorpresa en su prime, pero para este tipo de rivales le alcanza y le sobra.

“Cuando comencé a acelerar, se acabó. En el noveno y décimo rounds pensaba meter mucha más caña, pero se ha resuelto muy bien”, explicó el ganador, que explicó que quiso manejar los tiempos para tener un combate más largo y sacarle mayor provecho al rodaje.

“Sabía que tenía que atacar abajo del séptimo round en adelante y estaba trabajando arriba para abrir los espacios abajo. Estuve muy tranquilo, me gusta lo que estoy haciendo”, dijo satisfecho.

También confesó que tuvo mejores sensaciones anímicas y se sintió más suelto que en agosto, cuando retornó al profesionalismo. “Disfruté mucho más, en esta pelea estuve mucho más metido en el combate. En el otro, quiérase o no, uno era esclavo de la aprobación ajena, aunque eso no deba ser así. En este caso dije ‘voy a ser yo, divertirme, bajar la guardia y ponerme en una distancia que me permita trabajar bien'”.

Y Maravilla finalmente confirmó esa idea de volver al ring a partir del tercer mes de 2021: “Ojalá la próxima sea en marzo o abril así me da tiempo a descansar, pasar las Fiestas y entrenarme. Necesito tiempo y trabajo de hormiga”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar